Una de las sesiones más demandadas es la sesión del primer aniversario del bebé, su primer cumpleaños, su primer añito. ¿Puede haber algo más amoroso y bonito para unos papás que recordar este momento con una sesión de fotos? ,¿Y qué me decís de los abuelos cuando vean estas fotos? ¿Y la propia Valentina el día de mañana?

Bueno voy a lo que voy, que siempre me enrollo que es un gusto. Lo que os vengo a explicar esta semana es ¿Cómo es una sesión de cumpleaños?

En un primer momento, haremos una fotos de la pequeña, sencillas pero muy bien cuidadas e iluminadas, sin tartas ni adornos de cumpleaños, unas fotazas de estudio,… Los pequeños van cogiendo confianza con el entorno, y conmigo..




En un segundo lugar, siempre opto por hacer unas fotos familiares, con los papás y los hermanos (si los hubiera) ¿Por qué hago estas variaciones? Pues porque vamos a estar como una hora haciendo fotos, yo quiero que haya mucha variedad, sacar rendimiento al tiempo.. y me parece que las fotos familiares ¡siempre son una buena opción!

 

Luego pasamos a la tercera parte de la sesión, la más emocionante “Destrozar la tarta”, o lo mismo “Smash Cake” o “Smash the cake!” ¿Todos los niños la destrozan? Pues no todos, es cuestión de paciencia y de ir animando al pequeño. Puede que la textura en un primer momento quizás no les guste demasiado, pero poco a poco se irán familiarizando con la tarta y querrá jugar con ella 🙂

Por último y para que el pequeño o la pequeña se vaya bien limpito y contento a casa, prepararemos un bañito muy relajante, esto es lo que se llama “Milk Bath”, un baño de leche con flores, naranjas, limones… ¿Recuerdas este Milk Bath de embarazo? Pues algo parecido pero en versión mucho más mini… En este caso, dado los colores del look de la pequeña y de la tarta, elegimos limones! Mirad que resultado tan refrescante…

 




Y ahora que ya lo tienes más claro ¿Os apuntáis a una merendola cumpleañera en mi estudio? No te quedes con las ganas ¡escríbeme y te doy más detalles!